Vocabulario de la Cata del Vino

A continuación os ponemos una serie de términos que pueden resultaros de utilidad durante la cata de un vino. Es una lista limitada, estructurada según las fases de la cata (visual, olfativa y gustativa), con un apartado final relativo a los vicios y virtudes de los vinos y a su valoración global.

Para aumentar este vocabulario básico que os proponemos, que está centrado en la cata, también puede resultar de utilidad ver nuestros artículos sobre la elaboración del vino, así como el manual de cata de CATABOX y, en especial, los capítulos dedicados a las fases de la cata y a la cata de los distintos tipos de vino.

Diccionario Cata de Vino - Catabox Packs de Degustación

VOCABULARIO DE LA FASE VISUAL

VISCOSIDAD

ACEITOSO. De aspecto graso, debido a alguna enfermedad o a los aceites esenciales de las pepitas durante la extracción del mosto.
DE AGUJA. Vino con cantidad de gas carbónico apreciable en boca (picorcillo o cosquilleo) y visible en la copa proveniente de la fermentación (no añadido artificialmente).
EFERVESCENTE. Que desprende carbónico.
GLICÉRICO. Untuoso, suave, con un contenido adecuado de glicerina que hace que su paso por boca sea agradable.
PERLADO
TRANQUILO. Sin presencia de gas carbónico (todos menos espumosos y generosos).

LIMPIDEZ

ATRAYENTE
BRILLANTE. Totalmente transparente y limpio a contraluz.
CLARO
INCOLORO
LIMPIO. Totalmente transparente y sin partículas en suspensión.
NEBULOSO
OPALESCENTE. Ligeramente turbio.
TRANSLÚCIDO
TRANSPARENTE
TURBIO. Poco transparente debido a las sustancias en suspensión.
VELADO. Vino cuya limpidez se halla ligeramente afectada.

INTENSIDAD DEL COLOR

ABIERTO DE COLOR. De escaso color.
CAPA MEDIA ALTA. Intensidad de color media alta.
CUBIERTO. Con buena capa, intenso de color.
DÉBIL. Con poca intensidad de color.
DE CAPA INTENSA. Con alta intensidad de color.
DE CAPA LIGERA. Con poca intensidad de color.
IMPENETRABLE
INTENSO
MUY INTENSO
MUY POCO INTENSO
OPACO. Vino que no deja pasar la luz, bien por la intensidad de su color, bien por estar turbio.

MATIZ

BLANCOS:
ACARAMELADO. Con ligero color a caramelo.
ALIMONADO
AMBARINO. Tonalidad parecida al ámbar, generalmente causada por la oxidación.
CAOBA
COBRIZO
DORADO
LEONADO
LIMÓN
ORO
ORO VIEJO
PAJA
PAJIZO. Matiz de color amarillo en los vinos blancos, menos intenso que el “paja”.
VERDOSO
YODADO
ROSADOS:
ASALMONADO
CLARETE. Vino tinto de poco color. Se diferencia del rosado en que el clarete fermenta con los hollejos y el rosado fermenta en virgen
FRESA
FRESÓN
GROSELLA
OJO DE PERDIZ
PIEL DE CEBOLLA
TINTOS:
AMBARINO
CAOBA
CARDENALICIO
CEREZA
CEREZA PICOTA
CHOCOLATEADO
COBRIZO
GRANATE
LADRILLO
PÚRPURA
RUBÍ
TEJA
VIOLÁCEO

VOCABULARIO DE LA FASE OLFATIVA

INTENSIDAD

AROMÁTICO
BAJA INTENSIDAD
DÉBIL
DESARROLLADO
FRAGANTE. Con aroma de alta intensidad y persistencia.
INTENSO
NEUTRO. De escaso aroma.
PERFUMADO. Con intensos aromas.
POBRE

CALIDAD

AFRUTADO. También “frutal”, se dice del vino en el que predominan los aromas primarios, es decir, presenta delicados aromas a plantas, los aromas propios de la uva y/o de otras frutas.
CON CUERPO. Consistente en la boca.
ELEGANTE. También “fino”. Equilibrado en nariz, con aromas sugerentes y delicados
FLORIDO
FRESCO. Vino de buena acidez que transmite a la boca una agradable sensación de frescor. Generalmente se aplica a vinos jóvenes de calidad.
HERBÁCEO. Aroma vegetal provocado por la falta de maduración apropiada de las uvas o la ruptura del raspón o la pepita en la prensa.
MADERIZADO. Pasado en madera u oxidado de forma que su aroma recuerda a madera aunque no haya criado en ella. Defecto grave salvo en algún tipo de vinos especiales
MADURO
ORDINARIO. Vulgar y corriente.
VEGETAL

 

VOCABULARIO DE LA FASE GUSTATIVA

SABOR ÁCIDO

ACERBO. A la vez ácido y áspero, vegetal, difícil para la boca.
ÁCIDO. Vino en el que predomina este sabor, por exceso de sustancias ácidas o por desequilibrio con otros sabores.
ACUOSO. Desequilibrado por falta de cuerpo (consistencia) u alcohol, aguado.
AGUDO
ANÉMICO
ÁRIDO
BREVE. Con sensaciones de poca duración, sin persistencia.
CORTO. También “débil”. Con sabores o aromas poco intensos o persistentes
CRUDO. Joven, sin acabar.
DÉBIL. Ver “corto”.
DELGADO. Con poco cuerpo, que pasa por boca sin dejar sensaciones.
DESCARNADO
DURO. Muy ácido y astringente.
HUECO. También “vacío”. Decepcionante en boca por ser falto de expresión, sabores y volumen
MORDIENTE. Acerbo, ácido y áspero, astringente.
RAÍDO
VERDE. Demasiado ácido.
VACÍO. Ver “hueco”.

SABOR AMARGO

ÁSPERO. Vino muy astringente debido al exceso de componentes herbáceos (raspón o escobajo, hollejo o pepitas) o por exceso de taninos. Sensación de roce lengua-paladar
ASTRINGENTE. Marcada astringencia por exceso de taninos. Sensación de roce lengua-paladar
DURO. Muy ácido y astringente.
RASPOSO
RUGOSO
TÁNICO. Astringente por exceso de taninos.
SABOR DULCE
DULZÓN. Con sabor algo azucarado.
EMPALAGOSO
GLICÉRICO. Untuoso, suave, con buen paso por boca por su justo contenido de glicerina.
MELOSO
PASTOSO. En relación con los vinos blancos y espumosos con un contenido en azúcar demasiado alto, densos de más en boca.
PESADO. Aunque sin defectos claros, vino difícil de beber.

VICIOS Y VIRTUDES DEL VINO

VIRTUDES Y EQUILIBRIO

AMPLIO. Lleno de matices, completo.
ATERCIOPELADO. Suave y elegante, noble.
BIEN CONSTITUIDO
BREVE
CARNOSO. Con buen cuerpo, que desencadena una muy buena impresión en boca.
CONCENTRADO
CON ARMAZÓN. Con estructura (conjunto de componentes base de un vino).
CON VOLUMEN Sabroso y con cuerpo. Lo contrario a “ligero”
CORPULENTO
CORREDIZO
DELICADO. Con sabores y aromas de buena calidad pero bajos en intensidad.
DELGADO. Con poco cuerpo, que pasa por boca sin dejar sensaciones.
DE BUEN ESQUELETO. Ver “con armazón”.
ELEGANTE. También “fino”. Equilibrado en nariz, con aromas sugerentes y delicados
EQUILIBRADO. Con aromas y sabores en armonía y sin defectos, de calidad.
GRASO
LIGERO. Con poco cuerpo y alcohol, aunque puede ser agradable de beber.
LIVIANO
MADURO
PLENO. Ver "redondo".
PODEROSO
SEDOSO. Muy suave en boca.
SUTIL. Delicado y suave, aunque poco intenso.
TIERNO. Sin hacer, con poca fermentación y/o alcoholes añadidos.
RECIO. Con mucho cuerpo, pero de calidad.
REDONDO. Vinos sin aristas, equilibrados, con todos sus elementos aromáticos y gustativos en armonía. De alta calidad
RICO
UNTUOSO. Amplio y suave, de carácter oleoso que se adhiere a la copa.

GRADO ALCOHÓLICO 

ALCOHÓLICO. Desequilibrado por excesiva graduación o por la notoriedad del alcohol en el conjunto del vino.
ARDIENTE. Que quema en la boca por exceso de alcohol.
CÁLIDO. Vino en el que destaca el alcohol de forma negativa, por no estar bien integrado.
ESPIRITUOSO. Con elevada graduación alcohólica.
FLOJO. Con poco alcohol.
FUERTE. Con cuerpo y alcohol muy destacados.
LIVIANO
PEQUEÑO. Aunque sin defectos, de escasa potencia.
POBRE
VINOSO. Vino vulgar y basto, de alta graduación y pesado en boca y nariz fruto de una mala fermentación.

DEFECTOS DEL VINO

ABIERTO. Falta de equilibrio en la boca.
ACRE
A HUMEDAD
A LÍAS. Olor desagradable causado porque un vino ha estado demasiado tiempo en contacto con sus lías (sólidos del fondo del depósito tras su fermentación (levaduras). En caso extremo se dice que tiene olor a “heces”
A SUCIEDAD. Con olores que nada tienen que ver con la uva, la fermentación o la crianza.
A SULFHÍDRICO
A RATÓN
CON OLOR A SULFUROSO. Con olor y sabor a azufre derivado de una reciente o una mala aplicación del mismo.
DESVAÍDO. Con pocas sensaciones por su excesiva exposición al aire.
ENFERMO
MACHACADO
MAREADO. También “fatigado”. Cuando no ha pasado el tiempo adecuado para que el vino se reconstituya tras trasiegos, filtrados, etc
METÁLICO. Que deja sensaciones táctiles desagradables a su paso por boca.
MUERTO
NO NETO
OXIDADO. Vino afectado por el oxígeno (color, aroma, sabor).
PASADO Vino que durante su almacenamiento o crianza llega al fin de su vida óptima, perdiendo cualidades o en decadencia.
PICADO. Avinagrado.
PLANO. Desequilibrado por su falta de acidez y por no tener contraste en la boca.
SIN FRANQUEZA. Vino con alteraciones y/o defectos, con olores y sabores inadecuados o falsos.